VOLVER

TERAPIA GESTALT COMO TOMA DE CONCIENCIA

TERAPIA GESTALT COMO TOMA DE CONCIENCIA
El enfoque de la Terapia Gestalt fue creado y desarrollado por Fritz Perls (1893-1970). Toma el nombre y unas pocas influencias de la escuela de la Gestalt alemana, pero también del psicoanálisis (Freud, Jung, Rank, etc…), de la fenomenología y del existencialismo

 ¿QUÉ ES LA TERAPIA GESTALT?

“La terapia Gestalt es un encuentro existencial entre personas”  J. Zinker

El enfoque de la Terapia Gestalt fue creado y desarrollado por Fritz Perls (1893-1970). Toma el nombre y unas pocas influencias de la escuela de la Gestalt alemana, pero también del psicoanálisis (Freud, Jung, Rank, etc…), de la fenomenología y del existencialismo. Perls se interesó también por los trabajos de W. Reich sobre el cuerpo como sistema de defensa y coraza caracterológica (de ahí la importancia de que la Terapia Gestalt concede al cuerpo en terapia) y por Moreno y sus técnicas teatrales, psicodramáticas y expresivas.
La palabra ‘Gestalt’ deriva del alemán y no tiene una traducción precisa al español. Se la puede definir como "forma, estructura, configuración o totalidad que tiene, como un todo unificado, propiedades que no pueden ser derivadas de la suma de sus partes".

 

Como enfoque original la Terapia Gestalt se interesa más por la experiencia presente que por los recovecos del pasado. Enfatiza la toma de conciencia de lo que ocurre en el aquí y ahora, en el plano mental, emocional y corporal. Recordar al igual que proyectar en el futuro, son actividades que ocurren ahora. No es necesario cavar en antaño, ya que los asuntos pendientes del pasado y los aspectos conflictivos de la personalidad están en el presente pujando para emerger y completarse. La tarea del terapeuta consistirá en procurar que se tome conciencia de ellos y facilitar su proceso de resolución o integración.
La Terapia Gestalt se basa en la noción de autorregulación del organismo, cualquier organismo sano es capaz de detectar la necesidad más fuerte y de ponerse en movimiento para satisfacerla. En un proceso de creación y satisfacción de experiencias y necesidades cambiantes, la Terapia Gestalt analiza como las personas se contactan consigo mismas y con el ambiente, para permanecer fuertes, equilibradas y crecidas, o bien se interrumpen y se tornan fóbicas al contacto, con lo cual pierden vitalidad, espontaneidad, capacidad de expresión y van acumulando asuntos inconclusos. El proceso terapéutico favorece el restablecimiento de la capacidad de contactar, de concienciar aspectos no reconocidos de la personalidad, de rescatar partes alienadas y en suma, reapropiarse de uno mismo y realizarse en el mundo en que se vive.

Como decía F. Perls la Terapia Gestalt es algo demasiado bueno para limitarlo a las personas enfermas y neuróticas. En ese sentido como enfoque de terapia cubre por un lado una función remediativa, al promover resolución a los síntomas o problemas presentados, pero por otro lado también es una técnica de crecimiento y desarrollo, al enfatizar el despliegue de actitudes saludables, de autorrealización y de goce de la vida

La Terapia Gestalt es tanto una teoría psicológica sobre cómo las personas se mantienen integradas o alienadas, como una filosofía que desarrolla una profunda fe en los procesos naturales y autorregulados de los seres vivos, como también una actitud que se sustancia en lo que Claudio Naranjo llama el triple eje de desarrollo: presencia, conciencia y responsabilidad;   así como también una praxis con un conjunto de técnicas y procedimientos.

El objetivo  explícito de la Terapia Gestalt es  que las personas logren ser lo que en realidad son, aceptando y haciendo espacio a todas sus inclinaciones, subpersonalidades y voces interiores logrando integrarlas en una vida bien orientada y valiosa. Para ello se toman en consideración todos los niveles de la persona: instintivo, corporal, emocional, cognitivo, relacional y espiritual. La metodología que se usa en la práctica gestáltica es eminentemente experiencial presidida por la premisa de que “aprender es vivir y experimentar” y a continuación organizar el andamiaje conceptual. 

 La tarea gestáltica está dirigida tanto a las personas que desean un proceso de cambio y transformación o tener mayor conocimiento de ellas mismas y crecer personalmente como a aquellas otras que desean ahondar en el conocimiento de los aspectos interpersonales y emocionales del vivir (lo que hoy en día se llama inteligencia emocional) y obtener una formación en profundidad. Es especialmente indicada para aquellas personas cuyo objeto de trabajo son los otros: psicólogos, maestros, educadores, trabajadores sociales, médicos, terapeutas, etc.

El conjunto de experiencias que hemos vivido a lo largo de nuestra vida ha determinado nuestra estructura interna, nuestra manera de ser y de actuar, además de dotarnos de recursos para que podamos seguir adelante con nuestras vidas. Nuestra manera de actuar, a menudo, no coincide con nuestro sentimiento y  tales contradicciones nos generan síntomas tales como angustia, ansiedad, insomnio, inquietud, miedo...

Además, por tratarse de un proceso de autoconocimiento esta dirigido a todas las personas que buscan resolver sus inquietudes, inseguridades, baja autoestima, falta de contacto con su verdadera esencia humana, siendo una buena herramienta para estar en el mundo de una manera plena y vital, sin tantos miedos e inseguridades tan presentes en nuestros días tanto a nivel personal como social.

Los sentimientos existentes (amor, tristeza, rabia,…), los conflictos vividos (deseo, represión...), las pérdidas sufridas (abandonos, duelos, separaciones...), o sea, la calidad de las relaciones afectivas vivenciadas en su momento, determinan la persona que somos hoy. Nuestra historia de vida está grabada en nuestro cuerpo. Hay que transitar por esos miedos y tensiones para que podamos estar más cerca de nuestras emociones, permitiéndonos así un sentir y un actuar más libre y original.

El Terapeuta actúa siempre dentro de un espacio de seguridad, respetando el ritmo y la historia de cada persona y, fundamentalmente trabaja en un clima de confianza y empatía en la relación terapeuta / cliente.
La terapia consiste en sesiones, donde los contenidos de nuestras experiencias son llevados a ser vivenciados y expresados en su verdadero sentimiento, para de este modo ser analizados y, finalmente integrados en una biografía coherente, verdadera y llena de sentido.

ESPÍRITU HOLÍSTICO

No hay diferencia estructural entre “psique” y “soma” (entre mente y cuerpo). Concebimos a la persona como una unidad y no sería cierto que haya enfermedades de la cabeza (mentales), enfermedades del corazón (emocionales) y enfermedades orgánicas (corporales). Lo que hay es una perturbación o desequilibrio de la persona como totalidad, que se expresa en funciones o niveles distintos.

También creemos que la dimensión personal, interpersonal y transpersonal del ser humano están siempre presentes y por tanto es artificial enfocar sólo una dimensión descuidando las otras. En nuestro enfoque no trabajamos sólo con el individuo, ni sólo con su tejido relacional, familiar, o social, sino con la relación entre ellos, desde el supuesto de que cualquier evento interno o externo conlleva una repercusión individual, una resonancia social y una afectación de orden más global.

AUTORREGULACIÓN ORGANÍSMICA

Una persona y de hecho cualquier organismo vivo tiende a organizarse de la forma más adaptativa y creativa posible en un momento determinado. Por tanto las patologías y los padecimientos no dejan de ser insatisfactorios y equivocados intentos de organizarse y adaptarse a contextos difíciles. El trabajo terapéutico no consistirá tanto en extirpar lo patógeno, sino en buscar alternativas más creativas y saludables de organización que hagan innecesaria su emergencia. Bien a menudo el cambio terapéutico consiste simplemente en dejar de impedirse ser lo que uno verdaderamente es.

 

DESARROLLO DEL POTENCIAL HUMANO

Consideramos a cada persona singular y estimable en sí misma y estamos más interesados en el desarrollo y aprovechamiento de sus peculiaridades, que no en su reducción a patrones comunes.

ENCUENTRO DIALÓGICO-EXISTENCIAL

Cualquier relación terapeuta-cliente, se define en su esencia por la igualdad de valor de ambos y en su función por la asunción de roles diferenciados. Postulamos un modelo de relación terapéutica basada en el encuentro existencial yo-tú, en el que terapeuta y cliente son partícipes y co-creadores activos comprometidos en el proceso, más allá de la diferenciación entre sujeto agente y sujeto paciente.

“La terapia gestáltica, al enfatizar el continuo de la conciencia de uno mismo y del mundo, se convierte en una forma de vida y de sentir que parte de la experiencia propia. Intenta integrar la personalidad fragmentada o dividida. Para ello se sirve de un enfoque no interpretativo que tiene lugar en el aquí y ahora".

F. Perls